spacer
   
Español (España, Alfabetización Internacional)Català (Català)English (United States)  
 
 
spacer
 
  spacer
separador
 

Bloc de notas / Últimos artículos en prensa

   
   
  Buscar   
Article a La Vanguardia (febrer 2010). "Gobierno, proyecto, liderazgo"

 

 
(A la fotografia adjunta: Gaziel) 
                                   
 
       
 
 
El fenómeno de la “desafección” ciudadana respecto a la clase política está presente en prácticamente todas las democracias. En los últimos quince años se percibe en las encuestas de opinión y en el comportamiento electoral un creciente distanciamiento de las poblaciones occidentales respecto a sus gobiernos –sean de derecha o de izquierda, si bien ello no cercena el apoyo a la democracia. Por lo menos de momento. La desafección se ha acelerado en los últimos años, y la crisis económica la refuerza. No son buenos tiempos para la política.
 
Hoy estamos, además, en un momento de perfil bajo en prácticamente todos los escenarios cercanos de gobierno: tanto en la Unión Europea y en el gobierno central como en el gobierno catalán se percibe una clara falta de modelo, de proyecto y de liderazgo.
 
Hay factores comunes que inciden en la desafección actual de las democracias, pero otros son propios de cada una de ellas. En nuestro contexto, se detecta un desasosiego teórico y un desapego práctico hacia los políticos. Estos últimos incluso aparecen hoy como uno de los principales “problemas” sociales. Sin embargo, ello no significa que crezca la despolitización. De hecho, la sociedad catalana está hoy más politizada que solo cinco años atrás. La subida del independentismo, por ejemplo, es un indicador que indica a la vez desafección y politización. Se percibe un hartazgo en importantes sectores de la población tras el decepcionante resultado de una reforma estatutaria que no ha transformado en profundidad la posición de Cataluña en relación a España, Europa y el mundo.
 
Podemos resumir en cuatro los objetivos que se pretendían encauzar con dicha reforma: 1) el reconocimiento legal de la realidad nacional diferenciada de Cataluña; 2) la ampliación y, sobre todo, la protección constitucional del autogobierno de las constantes invasiones del poder central; 3) el establecimiento de las bases de un modelo de financiación equitativo y eficiente que rompiera las premisas de expolio económico de los modelos anteriores; y 4) conformar unas relaciones básicamente bilaterales con el poder central que no diluyeran el autogobierno en el conjunto indiferenciado de 17 comunidades y dos ciudades africanas dotadas de autonomía. El resultado final ha sido decepcionante en los puntos 1) y 4), mientras que la protección del autogobierno se vislumbra precaria, y los resultados del modelo de financiación están aún por verse (hay solventes análisis críticos sobre la cuestión). Y la decisión del TC sigue en el horizonte de la profundización de las amenazas institucionales. La conclusión es que también después del nuevo Estatut la posición de la Generalitat sigue siendo política e institucionalmente débil.
 
Ante esta situación cabe preguntarse qué tipo de gobierno conviene más en la actualidad a los ciudadanos catalanes, y qué tipo de actuación resulta exigible a los representantes de los partidos catalanes en la política española y europea. Cataluña, como entidad nacional, necesita recuperar el orgullo colectivo, debe volver a ser un país de primera. Para ello requiere propuestas de alcance, liderazgos claros, gobiernos sólidos. Un panorama muy distinto al de las meras declaraciones y ataques partidistas hoy habituales en una clase política más atenta a la crítica del adversario que a ofrecer ideas, propuestas y estrategias que refuercen al país.
 
Personalmente, creo que hoy no resulta inteligente propiciar que a la debilidad institucional de Cataluña se le añada un gobierno de la Generalitat también débil. La repetición del tripartito o un gobierno de CiU en minoría volverían a ser opciones políticas débiles –con independencia de los aciertos de ambos en conselleries concretas (economía, cultura, bienestar social, educación, etc). Cataluña necesita gobiernos fuertes y con programas ambiciosos que se atrevan a tomar decisiones en términos nacionales. Unas decisiones que los gobiernos débiles no toman, y que si quieren ser efectivas estarán al borde de la legalidad (en infraestructuras, economía productiva, investigación e innovación, acción exterior, etc). Decisiones que permitan participar a las instituciones, empresas, asociaciones y ciudadanos en términos competitivos, no ya en esta Europa errática y que se ha quedado pequeña, sino en un mundo crecientemente interconectado. Los objetivos deben ir bastante más allá del simple “desarrollo del Estatut”. La política actual exige una mayor ambición y radicalidad en las acciones de gobierno.
 
Otro indicador del bajo perfil político actual es la actuación de parlamentarios catalanes en el Congreso español. En el parlamento central debería notarse la actuación no solo de los diputados de CiU, ERC e ICV, sino también de los del PSC, que son bastantes más que todos los anteriores juntos. Los 25 diputados del socialismo catalán deberían jugar un papel decisivo en la política española, pero no se les nota su procedencia. Quedan mudos en el magma del grupo socialista. Por ahí no vamos bien. La transversalidad de país debería estar presente tanto en el gobierno de Cataluña como en las actuaciones de los diputados catalanes. De todos ellos.
 
La política en general necesita recuperar su aspecto más noble. Y la política catalana necesita recuperar prestigio y, sobre todo, ambición en sus perspectivas de futuro para las nuevas generaciones. La debilidad institucional exige unidad política y estratégica. En caso contrario la posición relativa de las instituciones catalanas irá debilitándose aún más en los próximos años.
 
Ferran Requejo es catedrático de ciencia política en la UPF y coautor de Desigualtats en democràcia, Eumo 2009
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

Comments

There are currently no comments, be the first to post one.

Post Comment

Name (required)

Email (required)

Website

CAPTCHA image
Enter the code shown above in the box below

Suscríbete al blog

Suscríbete al bloc de notas y recibe las novedades en tu lector RSS o en tu correo electrónico

Suscríbete por RSS
Suscríbete por email

Per mesos
febrero 2022 (1)
septiembre 2018 (2)
julio 2018 (4)
mayo 2018 (3)
abril 2018 (1)
marzo 2018 (3)
febrero 2018 (1)
enero 2018 (3)
diciembre 2017 (1)
noviembre 2017 (2)
octubre 2017 (4)
septiembre 2017 (2)
julio 2017 (2)
junio 2017 (2)
mayo 2017 (2)
abril 2017 (2)
marzo 2017 (3)
febrero 2017 (2)
enero 2017 (2)
diciembre 2016 (2)
noviembre 2016 (2)
octubre 2016 (3)
septiembre 2016 (1)
julio 2016 (1)
junio 2016 (2)
mayo 2016 (3)
abril 2016 (1)
marzo 2016 (2)
febrero 2016 (2)
enero 2016 (2)
diciembre 2015 (2)
noviembre 2015 (1)
octubre 2015 (2)
septiembre 2015 (2)
agosto 2015 (2)
julio 2015 (1)
junio 2015 (3)
mayo 2015 (2)
abril 2015 (1)
marzo 2015 (3)
febrero 2015 (2)
enero 2015 (2)
diciembre 2014 (2)
noviembre 2014 (3)
octubre 2014 (2)
septiembre 2014 (1)
julio 2014 (3)
junio 2014 (2)
mayo 2014 (2)
abril 2014 (3)
marzo 2014 (1)
febrero 2014 (2)
enero 2014 (3)
diciembre 2013 (4)
noviembre 2013 (1)
octubre 2013 (2)
septiembre 2013 (2)
agosto 2013 (1)
julio 2013 (1)
junio 2013 (2)
mayo 2013 (2)
abril 2013 (3)
marzo 2013 (2)
febrero 2013 (2)
enero 2013 (1)
diciembre 2012 (3)
noviembre 2012 (2)
octubre 2012 (2)
septiembre 2012 (2)
julio 2012 (2)
junio 2012 (3)
mayo 2012 (2)
abril 2012 (2)
marzo 2012 (2)
febrero 2012 (1)
enero 2012 (3)
diciembre 2011 (2)
noviembre 2011 (2)
octubre 2011 (2)
septiembre 2011 (1)
agosto 2011 (2)
julio 2011 (2)
junio 2011 (2)
mayo 2011 (2)
abril 2011 (2)
marzo 2011 (2)
febrero 2011 (1)
enero 2011 (3)
diciembre 2010 (3)
octubre 2010 (1)
septiembre 2010 (1)
julio 2010 (4)
junio 2010 (3)
mayo 2010 (1)
abril 2010 (3)
marzo 2010 (1)
febrero 2010 (5)
enero 2010 (2)
   
spacer   spacer
 
 
  | Copyright 2009 by Ferran Requejo By Magik@ment